Historia de la bisutería y las joyas

Sin comentarios septiembre 1, 2017

La historia de las joyas y de la bisutería original está unida a la historia de la especie humana casi desde sus inicios. El hombre siempre se ha proveído de piedras, conchas, maderas y otros elementos de la naturaleza con fines estéticos. También con fines curativos y dotándolos de propiedades mágicas y espirituales desde los tiempos prehistóricos y a lo largo de las distintas civilizaciones.

historia joyas bisuteria

La bisutería en el Paleolítico

Ya en esta época remota, el hombre manipulaba elementos minerales y animales para utilizarlos como ornamentos, destacando su posición en el grupo y usándolos como talismán. Las primeras alhajas fueron huesos, conchas, caparazones que se afilaban y pulían para modificar su aspecto. Se sabe que los hombres de Cromañón fabricaban sus collares insertando piezas de hueso y semillas en trozos de cuerda que anudaban al cuello y a la cintura. Portar estas piezas de bisutería prehistórica indicaba la fortaleza física o espiritual de la persona.

En la Edad de Bronce

Con el descubrimiento del metal, las técnicas de extracción de piedras preciosas y semipreciosas se perfeccionaron, así como el proceso de tallado y repujado. Se utilizaban principalmente como amuletos y para indicar la posición social y relevancia dentro de la comunidad de la persona que las portaba. A partir de ese momento y hasta nuestros días, los metales y las piedras más valoradas eran las más escasas.

Las joyas en el antiguo Egipto

El verdadero desarrollo de la joyería y la bisutería original en la edad antigua llegó de la mano de los egipcios, auténticos entusiastas de adornar el cuerpo con metales y piedras preciosas. Supuso una profunda renovación y los orfebres egipcios fueron auténticos artistas creando joyas. Los materiales más utilizados, por orden de importancia, eran la plata y el oro, que se combinaban con jaspe, lapislázuli, turquesas, amatistas y otras piedras preciosas y semipreciosas. Las piezas eran, a veces, de gran tamaño y colorido y tenían dos funciones principales: adornar el cuerpo y proporcionar protección.

Durante la Edad Media y el Renacimiento

El comercio proveniente de Oriente trajo a Europa materiales desconocidos hasta entonces, que fueron utilizados para crear piezas de joyería para la realeza, la nobleza y el clero. Durante la Edad Media, al pueblo llano no le estaba permitido utilizar joyas (en el supuesto de haber podido comprarlas).

Fue en el Renacimiento, una época de profundos cambios artísticos y sociales, cuando se popularizó la utilización de joyas. Se utilizaban grandes colgantes y broches en los que se combinaban gemas con miniaturas y otros elementos. Todo con un colorido muy vistoso que combinaba con las prendas de vestir en terciopelos y sedas igualmente suntuoso.

La bisutería como sustituta de la joyería

La Revolución Industrial dio origen a una clase media que podía permitirse comprar joyería de calidad, lo que originó la aparición de empresas tan emblemáticas como Tiffany&Co. En EE.UU., Charter en Francia y Bvlgari en Italia. Pero paralelamente existía otra clase media baja que miraba las joyas de las actrices y modelos, pero no podía acceder a ellas.

Así surgió, durante los años veinte, la industria de la bisutería como una hermana pequeña de la joyería. Se crean objetos de adorno que imitan a la joyería, pero que se fabrican con materiales no preciosos. Las réplicas imitan los metales y las piedras preciosas y son más valoradas cuanto más inapreciable es la diferencia.

La bisutería artesanal

Afortunadamente, pasaron los años de relegar a un segundo plano la bisutería como querer y no poder y ahora se considera un mundo paralelo dentro de la moda y la cultura. La bisutería original, especialmente la que se fabrica de forma artesanal, es muy apreciada por la versatilidad de sus diseños y convive con las joyas auténticas.

historia joyas


Sin comentarios