como hacer un broche quilling

Broche quilling

Un broche quilling es resultado de una técnica conocida como filigrana de papel, o quilling, en la que se emplean finas tiras de papel de diferentes colores para realizar piezas de infinidad de formas y tonos diferentes. Esto se consigue al ir enrollando las tiras sobre sí mismas para, posteriormente, darles una forma determinada en función del diseño que se quiera llevar a cabo. Dicha técnica ofrece un sinfín de posibilidades. El resultado son elementos decorativos en tres dimensiones, lo que hace destacar su forma sobre el resto de superficies.

Aunque esta técnica pueda parecer novedosa, nada más lejos de la realidad. Su historia remonta al antiguo Egipto, donde se empleaba papiro para llevar a cabo los trabajos. Tiempo después, en el siglo V, monjes franceses e italianos utilizaban filigranas para embellecer imágenes sagradas que merecían tener esa laboriosa decoración. Su objetivo era imitar las elaboradas decoraciones que creaban los orfebres. Desde Francia e Italia, llegó a Inglaterra la moda del quilling, en la que damas nobles pasaban su tiempo libre llevando a cabo diferentes creaciones. Finalmente, esta técnica se consagró y, dada su versatilidad, se empleó a lo largo de la historia para adornar tarjetas, cuadros e, incluso, accesorios de decoración.

¿Para qué se usa el quilling?

Esta técnica se basa en rizar y modelar las tiras de papel sobre sí mismas. Posteriormente se doblan y pegan antes de unir diferentes piezas que formarán el diseño final. Una vez acabado, se aplica un recubrimiento para aumentar la resistencia y durabilidad del producto. Este es un paso clave para que cualquiera pueda lucir un broche quilling en la solapa de su chaqueta sin miedo a que pierda la forma.

La versatilidad del filigrana de papel permite crear diferentes elementos y artículos de decoración. ¡El único límite es la creatividad! Así pues, es posible diseñar bonitos cuadros a partir de papel, un regalo perfecto para que los más pequeños de la casa decoren su habitación. También puede utilizarse para personalizar diferentes objetos como bolsos. De esta forma, convertimos una pieza básica y sin gracia, en un bolso personalizado, con ese toque especial que aportan las creaciones artesanales.

No podemos dejar de mencionar uno de los usos que más nos gustan: en forma de broche. Una manera muy decorativa de elevar nuestros looks, pudiendo lucirlos en camisas, jerséis, chaquetas, vestidos e, incluso, camisetas. De igual forma, también se puede emplear para crear otro tipo de complementos como collares y pendientes. Nos encanta ver cómo al emplear cintas de papel, es posible crear complementos tan originales.

Especialistas en broche quilling en Rossen Bisutería

En Rossen Bisutería Creativa diseñamos y realizamos diferentes joyas y bisutería empleando materiales de calidad para crear piezas únicas, pero a un precio asequible. También realizamos tocados, bolsos y otros elementos como invitaciones o tarjetas personalizadas. Asimismo, llevamos a cabo pedidos personalizados para todas aquellas personas que no encuentran exactamente lo que buscan. Así, creamos una joya a medida y totalmente personalizada, como un broche quilling o unos pendientes.

¿Quieres un broche quilling? 👇

En Rossen Bisutería Creativa realizamos diferentes artículos a mano utilizando filigrana. Ofrecemos una amplia variedad de elementos, entre ellos broche quilling, una pieza que nuestras manos se encargan de crear con todo el cariño. Para ello, utilizamos papel de diferentes colores a partir del cual creamos diseños únicos y diferentes para que nuestros clientes puedan llevarse un pedacito de nuestra tienda. La realización de bisutería original y creativa, de forma totalmente artesanal, es nuestra razón de ser, mientras que ver cómo nuestras clientas lucen nuestras creaciones es el motor que mueve nuestro día a día. ¡Consúltanos y cuéntanos qué pieza quieres que creemos para ti!

Rossen Bisutería Creativa

Sin comentarios

Añadir un comentario